Mi carrito:

0 artículo(s) - 0,00 €
No tiene artículos en su cesta de la compra.

0

Llega San Juán y vamos a hacer una coca

3656132477_f2a8a140ea_z

Hoy vamos a saltar de la típica gastronomía norteña que nos caracteriza normalmente para sumergirnos
totalmente en una receta de la costa mediterránea. Tradicional de tierras catalanas en estas fechas
la coca de San Juan o Sant Joan es uno de los postres más característicos de la cocina catalana.
Sin entrar a fondo en el recetario, para aquellos que la desconozcan, la coca como tal es la versión
levantina de la pizza italiana, emparentada directamente con está es menos conocida pero no por ello
de una factura inferior, dando de hecho más juego que su prima transalpina.
Lejos de lo imaginable, las cocas y sus variantes llegan a Castilla o incluso a Galicia, donde se la denomina
Larpeira, sí amigos, hay vida más allá de la empana en la rica gastronomía gallega.
En el lado francés de la frontera, a la coca se la llama fogassa, que supongo que algo tendrá que ver con la focaccia,
dado que la palabra aparentemente viene del término holandés Cok, que significa 'pastel' y del que derivan el Kuch alemán o
Cake inglés.
Después de hurgar en chascarrillo inconexos históricos... la coca es básicamente una torta hecha con masa de panadería sobre
la que se presentan alimentos dulces o salados, si bien hay variantes tapadas que incluyen los acompañantes como relleno
el común es la que presenta verduras y chacina sobre la masa.
La teoría dice que se empezó a hacer cocas a partir de las masas del pan que no llegaban a levantarse durante el proceso
de fermentación, también y emparentado con la historia de la ensaimada, que fue un modo de escapar de la inquisición por
parte de judíos pues se le añade parte de manteca de cerdo, que estos ponían como aditivo para dar fe, valga la redundancia, de su
conversión en tiempos difíciles.
Este pan que no había subido, se horneaba y se cubría con azúcar siendo servida como postre, en una suerte de coca primigenia que
a día de hoy se denomina "coca desnuda"
Con el tiempo y superados tiempos de penurias y de hambres este producto se ha convertido en todo un abanico de opciones que van
desde el roscón de reyes, que realmente es una coca con un agujero en el centro, hasta cocas de pescado, chacinas variadas, mariscos, verduras de todas las clases como las de escalivada o chamfainas, las de aceitunas y un largo listado interminable en el
que cabe destacar la de San Juan.
La coca de San Juan es una preparación tradicional que se consume en las tradicionales fiestas que dan la bienvenida al verano, en tiempo de cambio y de saltar hogueras.
Un pecado no probarla, su masa cargada de huevo, limón y manteca de cerdo tiene todas las reminiscencias de la panadería dulce de tiempos pretéritos. Normalmente viene coronada con una finísima capa de mazapán que se combina en hilos con crema pastelera sobre la que se riegan piñones y fruta escarchada.
Necesaria desde todo punto de vista

Deja un comentario

Copyright 2014 gastrolunch.es - Todos los derechos reservados.

Aviso legal | Condiciones de compra

| Política de Cookies