Mi carrito:

0 artículo(s) - 0,00 €
No tiene artículos en su cesta de la compra.

0

¿Sabes por qué comemos torrijas en Carnaval?

¿Sabes por qué comemos torrijas en Carnaval?La torrija es un postre de origen europeo y con una larga tradición en España. Este postre tiene como ingredientes básicos los que se pueden encontrar en cualquier cocina: pan, huevo, leche, aceite, azúcar y canela. La forma de hacerlo es muy sencilla, se corta el pan en rebanadas, se moja con la leche y el huevo y se fríe en la sarten. Después viene el toque dulce con el azúcar y la canela. Tremendamente deliciosas. 

Tan deliciosas que se hacen en cada punto de la geografía española y en cada sitio la denominan de diferente manera: las tostas de carnaval en el País Vasco, las torrades en Cataluña, los picatostes en Asturias, las torradas de parida en Galicia o las torrijas castellanas. En cada sitio tiene un nombre diferente y una forma peculiar de hacerlas. 

Las torrijas nacieron en la Edad Media, aunque por aquel entonces no se llamaban así. Muchos son los que apuntan diferentes orígenes para este postre. Algunos señalan que las torrijas se las daban a las recién paridas para que se recuperaran mejor del parto, ya que tenían mucho aporte calórico. Pero esta versión no explica el porqué comemos torrijas en Carnavales. 

Durante la Edad Media no siempre se comía carne, incluso había meses enteros que la gente no probaba ni un trozo. Seguramente en la época invernal y tras una larga temporada sin comer carne roja, nuestros antepasados medievales aprovechaban al máximo los alimentos de los que disponían, como es el caso del pan. Este aporte de calorías no solo era buscado por las nuevas mamás, sino también por todos los vecinos. 

Pero, ¿Por qué concretamente esta fecha? 

Las torrijas, tostas o tostadas de Carnaval siempre se han asociado a la época de cuaresma, que tiene que ver con las creencias religiosas. La cuaresma es la época de ayuno y abstinencia de carne que los cristianos realizaban entre el miércoles de ceniza y el domingo de Resurrección. Bastaba con tener pan duro y leche para poder saciar el hambre hasta que pasaran los días de penitencia.

Las torrijas no son solo patrimonio de la península. En Europa y en el resto del mundo también se comen estas tostas. En Francia son conocidas como pan perdido, pain perdu, en Reino Unido como poor knights of Windsor, en Alemania se llaman Arme Ritter, en Portugal son famosas sus rabanadas y en los Estados Unidos las famosas french toast. También en América Latina se comen torrijas. ¡Quien se podría resistir a este dulce manjar!

Como ya comentábamos al principio, cada zona, lugar, país o región cocina de diferente modo este postre internacional. Hay sitios donde en vez de usar el pan del día anterior, se usa directamente un pan especial para hacer torrijas. En otros lados tiran una cáscara de limón en la leche para aromatizarlo o directamente en el aceite. 

Sean con pan de ayer o de antes de ayer, con limón, canela o clavo, es un postre que siempre está en la carta de muchos restaurantes, es la receta que más se hace en nuestras casas. Las torrijas han estado siglos con nosotros y damos las gracias a aquellos que bañaron ese trozo de pan en leche y decidieron pasarlo por la sarten. ¡Eternamente agradecidos!

Copyright 2014 gastrolunch.es - Todos los derechos reservados.

Aviso legal | Condiciones de compra

| Política de Cookies