Mi carrito:

0 artículo(s) - 0,00 €
No tiene artículos en su cesta de la compra.

0

Trucos para saber elegir una sandía dulce

Trucos para saber elegir una sandía dulce

El verano está a la vuelta de la esquina y con él la llegada de frutas como la sandía que nos refrescan en los días calurosos. Y es que, la sandía, en sus muchas variedades, es una de las mejores frutas. Ligera y sana, tiene un alto contenido en agua y minerales, importantes para combatir el calor veraniego. Hay muchos tipos y especies de sandía, pero siempre es difícil elegir la mejor.

Muchas personas no saben cómo escoger una sandía y simplemente la golpean como si supieran lo que hacen. Cierto es que resulta casi imposible descubrir su madurez simplemente analizando el exterior, pero existen varios trucos para saber elegir una sandía dulce.

¿Para qué son los golpes?

A buen seguro cuando has ido al supermercado o a la frutería has visto a más de una persona dar golpes sobre la sandía. No se han vuelto locos (aunque algunos lo hacen sin conocimiento de causa), lo hacen para escuchar el sonido que se produce. Si este es bajo y como si hubiera eco, es muy probable que aún no esté lo suficientemente dulce. Por contra, si el sonido es hueco y seco, la sandía estará madura, por lo que será el momento de comerla, siempre claro después de un buen manjar como unas ricas tortillas caseras.

Su forma y rasgos nos darán pistas

Toda sandía que se precie tiene una mancha amarillenta en una de sus partes. Es el lugar con el cual la sandía tocaba tierra mientras maduraba. Cuanto mayor oscuridad tenga el amarillo (puede tener tonalidad de amarillo anaranjado) más madura será la sandía, así que recuerda, si tiene color blanco intenta no escogerla.

Además, puedes encontrar sandías con forma alargada o redonda. En el primer caso, la fruta tendrá un sabor más acuoso, mientras que en el segundo será más dulce. Lo mismo sucede con esas pequeñas o grandes (según se dé) manchas marrones que hay en la sandía. Estas indican el contacto que las abejas tuvieron con el ovario frutal durante la polinización. Cuanta más polinización haya habido, más dulce es la sandía.

Cómo acertar con las sandias precortadas

Si no sois muchas personas en casa y la sandía es demasiado grande para el consumo que se realiza en tu hogar, siempre puedes optar por comprar la fruta precortada por mitades. Si es tu caso, es importante prestar atención a las pepitas. Si estas son oscuras, comprarás una fruta dulce y sabrosa, ya que, por el contrario, las pepitas blancas indican que la fruta no ha madurado lo suficiente y puede resultar insípida.

La mejor forma de conservar la sandía

Para conservar la fruta durante más tiempo es conveniente guardarla en la nevera, pero siempre protegida con un papel de film para que no se seque. De igual modo, si deseas que la fruta mantenga todo su sabor y aroma cuando vayas a comértela, debes sacarla del frigorífico una hora antes de su consumición. Así, estará en temperatura ambiente y el frío no alterará su sabor, por lo que podrás degustar un postre exquisito sin necesidad de mucha elaboración.

Cortarla es toda su elaboración

Cómo cortar la sandía es uno de los principales problemas, especialmente para los novatos. El primer paso es colocarla sobre una tabla y cortar la parte superior e inferior con un chuchillo afilado. De este modo, la sandía ya no se balanceará y podrás colocarla de manera segura sobre uno de los bordes cortados.

Después, desplaza la hoja del cuchillo abajo, hacia la parte inferior de los lados de la sandía. Ya solo te quedan dos grandes trozos a los que te resultará sencillo extraer la cáscara, para luego partir la fruta a tu gusto. ¡A disfrutar!

Deja un comentario

Copyright 2014 gastrolunch.es - Todos los derechos reservados.

Aviso legal | Condiciones de compra

| Política de Cookies