Mi carrito:

0 artículo(s) - 0,00 €
No tiene artículos en su cesta de la compra.

0

Consejos para preparar y mejorar tu bocadillo

Consejos para preparar y mejorar tu bocadillo
Por norma general a la hora de hacer un bocadillo solemos coger un trozo de pan y meter algo entre medias. Así, de manera rápida y sencilla tendremos algo que comer cuando no sabemos qué cenar, por ejemplo. Sin  embargo, en GastroLunch siempre vamos un paso más allá, y es que con estos consejos para preparar tu bocadillo puedes hacer de tu sándwich un plato de primera división.

¿Se puede hacer un bocadillo de cualquier cosa?

Es cierto que un buen bocadillo admite muchas cosas, pero no es infinito. Podemos meter entre pan y pan cualquier tipo de embutido, quesos, hamburguesas, pollo…y un largo etcétera, desde calamares y morcillas hasta unas  anchoas. Esa es la gracia del bocadillo, la gran variedad de opciones que tenemos. Sin embargo, no debemos venirnos arriba porque hay rebozados que pueden estropear el bocata y ya se sabe que “pan con pan…”

¿Qué ingredientes ponemos en nuestro bocadillo?

Un error bastante frecuente a la hora de hacer un bocadillo es meter gran cantidad de ingredientes. Sin embargo, de este modo no podremos apreciar los diferentes sabores, por lo que es mejor combinar dos o tres alimentos que mezclen bien. Es cuestión de probar. Si alguna vez no te gusta la mezcla que has hecho, no pasa nada. ¿Quién iba a decir que el jamón de York con mermelada está  bueno? Algunas ideas:

-Bacon, queso azul, aguacate y rodajas de pepino

-Ternera con cebolla caramelizada y queso

-Jamón asado o cocido, pepinillos, queso, mostaza y mantequilla

-Bocadillo de atún con pan de chapata, huevo duro, pepino, aguacate, rúcula, queso y mahonesa.

Cómo ordenar los ingredientes de un bocadillo

Seas amante de los bocadillos o no, a buen seguro que en más de una ocasión le has pegado un mordisco al bocata y se te ha salido el tomate por los lados. Debemos tener en cuenta que algunos alimentos como la lechuga o las verduras suelen resbalar con mayor facilidad, así que es recomendable colocarlas más cerca del borde por el que mordemos.

De igual modo, para evitar que el pan superior se quede blando, es conveniente colocar los ingredientes secos en la parte de arriba y los húmedos en la parte inferior. Si optamos por poner salsa en el interior (práctica muy habitual), lo idóneo es utilizar poca salsa, lo suficiente para que aporte el sabor que buscamos. Algunos expertos consideran que si no queremos acabar pringados, podemos colocar la salsa en un plato aparte e ir mojando el bocadillo. Así, evitamos que se caiga por todas partes.

Por último, si tenemos intención de meter un filete de carne o unas lonchas de embutido, es buena opción cortarlos en trozos. ¿No te ha pasado nunca que has mordido una loncha de jamón y ha descolocado todo los ingredientes? De este modo no correremos ese riesgo.

Elegir bien el pan es importante

Cada bocadillo requiere de un tipo de pan, siempre de calidad eso sí. No es lo mismo un pepito de carne, en el que necesitaremos de un pan crujiente, que uno con relleno cremoso que nos pedirá una barra de pan con textura más suave. Debemos equilibrar lo que introducimos en el interior con su envoltorio, que es el pan.

En otras ocasiones podemos usar el pan integral, que tiene una textura diferente  o, por qué no, pasarlo por la plancha para que esté calentito y bien aplastado. Lo más recomendable es utilizar una sandwichera pero si no disponemos de una, siempre podremos ir aplastándolo en una sartén con una espátula. Así, los ingredientes se mezclarán mejor y podremos fundir el queso.

Deja un comentario

Copyright 2014 gastrolunch.es - Todos los derechos reservados.

Aviso legal | Condiciones de compra

| Política de Cookies