Mi carrito:

0 artículo(s) - 0,00 €
No tiene artículos en su cesta de la compra.

0

Cómo preparar crujientes croquetas de jamón

croquetasjamon

¿Quién no ha comido nunca croquetas? Rara es la persona que no ha probado este producto tan típico en la gastronomía española. A pesar de comerse en tan solo un bocado y estar catalogada como una receta de “aprovechamiento”, se ha convertido en la tapa perfecta, incluso para cuando no sabes qué cenar.  Es difícil rechazar una croqueta de jamón cuando te la ofrecen.  Y es que… ¿quién puede resistirse a esta delicia?

Cómo elaborar una croqueta de jamón

Paso 1: Lo primero que tenemos que hacer es poner la mantequilla cortada en dados en una cazuela, para mientras se calienta, picar la cebolleta y el diente de ajo. Lo hacemos en trozos muy pequeños para que a la hora de comer no se note.

Paso 2: Una vez la mantequilla esté fundida, ponemos la cebolleta y el ajo a pochar y añadimos el jamón picado. Y para cortarlo, ¡nada como un buen cortador!

Pas 3: Momento de añadir la harina y mezclarlo bien mientras vertimos la leche sin dejar de remover.  Espolvoreamos perejil picado y extendemos la masa que nos haya quedado en una fuente. Cuando ésta esté fría, la cortamos en pequeños trozos y le damos forma de croqueta con las manos.

Paso 4: A continuación pasamos las croquetas por la harina, el huevo batido y por último por el pan rallado para conseguir un rebozado perfecto.

Paso 5: Calentamos un caldero con aceite muy caliente para freír las croquetas de jamón hasta que se doren completamente. Vigila la temperatura del aceite para evitar que se quemen antes de estar hechas por dentro.

Paso 6: Para quitar el exceso de aceite colocamos las croquetas sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina.  Cuando vayas a servirlas, puedes adornarlas con ramas de perejil.

 

Historia de la croqueta

Ahora que hacer una croqueta no resulta ningún problema, es el momento idóneo para repasar un poco la historia de este típico alimento. ¿Quieres saber todo sobre las croquetas? Te lo contamos.

La palabra croqueta es de origen francés ‘croquer’ (crujir). Por ello, si la croqueta que hemos preparado antes no es crujiente, tenemos que seguir practicando. Que la palabra venga del francés no es casualidad, y es que como ya te habrás imaginado la primera croqueta se hizo en Francia (el primero en dejar constancia escrita de la receta fue el cocinero de Luis XIV)  Sin embargo, y por sorprendente que parezca, bechamel y croqueta se inventaron en siglos diferentes.

Aunque la croqueta parece un plato típico español por lo frecuente que resulta verla en nuestras mesas, lo cierto es que no llegó a España tenemos los primeros indicios con el testimonio de Doña Emilia Pardo Bazán, quién aseguraba que las croquetas ya eran populares  en 1913.

 

Deja un comentario

Copyright 2014 gastrolunch.es - Todos los derechos reservados.

Aviso legal | Condiciones de compra

| Política de Cookies