Mi carrito:

0 artículo(s) - 0,00 €
No tiene artículos en su cesta de la compra.

0

¡Aprende a preparar un cachopo!

Cachopo

Este famoso y típico plato de la cocina asturiana sigue teniendo éxito a pesar del paso de los años, y es que los comensales siguen disfrutando de este rico manjar por los diferentes rincones del país. Grande, sabroso, dorado, incluso crujiente, pero sobre todo…económico. Todo ello hace del cachopo un alimento único y especial. Pero, ¿en qué consiste el cachopo? La verdad es que no tiene mucho misterio, pero te vamos a contar cómo se hace y de dónde viene. ¡Es tiempo de aprender y de cocinar!

Cómo se prepara el cachopo

Para su preparación necesitaremos dos filetes de ternera, jamón ibérico y un queso graso para el relleno, huevos, harina, pan rallado, patatas fritas y pimientos rojos. Si los productos son asturianos, mejor, ya que de esta manera conseguiremos acercarnos lo máximo posible a su sabor original.

Una vez tengamos todo lo necesario para su elaboración, esta no nos resultará muy complicada. Aplastamos con una maza los dos filetes de ternera asturiana y se salpimentan, para después rellenarlos con el jamón y el queso. Lo idóneo es colocar dos lochas de jamón y entre medio poner el queso. Posteriormente colocamos el otro filete por encima y se presiona bien en los bordes para que el relleno no se salga. Por cierto, si para cortar el jamón necesitas ayuda, ¡nosotros te podemos ayudar con el cortador de jamón!

Lo siguiente es aún más fácil. Pasamos el filete por la harina, el huevo batido y por último el pan rallado y lo freímos en abundante aceite de oliva. Siempre a fuego moderado hasta que quede bien dorado por ambos lados. ¡Ya está listo! Si deseas disfrutar de la experiencia, nada como acompañarlo con patatas fritas y pimientos del piquillo, aunque eso es a tu gusto.

¿Cuál es el origen del cachopo?

Como casi todo mítico plato que se precia, y como ya sucediera con el bacalao al pil pil , se desconoce el verdadero origen del cachopo. Sin embargo, muchas teorías coinciden en que la primera vez que apareció en una carta fue en el Restaurante Pelayo de Oviedo, si bien es cierto que para muchos no supuso una innovación porque este plato se realizaba en las cocinas de los hogares asturianos con el objetivo de aprovechar los filetes menos tiernos y hacerlos más jugosos al empanarlos y rellenarlos de jamón y queso.

De cualquier modo, desde aquel momento el cachopo no ha conocido límites y ha adquirido más variedades en la receta haciendo uso de los mejores ingredientes. Gracias a ello, hoy sigue teniendo un gran éxito, pero no ha de confundirse con otros alimentos que, por parecidos que sean, no son cachopos.

Platos que no son cachopos

Existen variedad de platos muy similares a nuestro protagonista, pero cachopo solo hay uno. Así, el filete empanado, es eso, un filete empanado. Sin el relleno no hay cachopo, por muy grande que sea este. Lo mismo sucede con el Sanjacobo, el gran enemigo del cachopo. Y es que el sanjacobo suele estar compuesto de lonchas de jamón de York que envuelven a una loncha de queso. Así que, no, el Sanjacobo tampoco es un cachopo, al igual que la Milanesa, que, sí, es un filete empanado, generalmente de ternera y de origen italiano, así que nada tiene que ver con el manjar asturiano.

La sidra

Para pasar el trago, obviamente puedes optar por escoger cualquier tipo de bebida, pero si de verdad deseas sentirte como en Asturias, nada como una rica sidra. Se trata de una bebida que sirve para cualquier situación, una fiesta, bodas y celebraciones...y cómo no, para acompañar a un buen trozo de cachopo.

Deja un comentario

Copyright 2014 gastrolunch.es - Todos los derechos reservados.

Aviso legal | Condiciones de compra

| Política de Cookies